¿Es necesaria la protección Solar en Invierno?

Si, en invierno también necesitas crema solar

Blog Mazzni Salud&Belleza

La protección solar en invierno, al igual que en el resto del año, protege nuestra piel de los agentes externos. Muchas personas relacionan protector solar con broncearse, pero en realidad la relación más acertada es crema solar igual a protección.

En los meses de invierno, la exposición a los rayos ultravioleta hace que incidan en nuestra piel de la misma forma que lo hacen el resto del año. Aunque la intensidad de los UVB no sea la misma, los tipo UVA sí que la tienen, por ello restringir el tratamiento de la piel es una mala elección.

En los días nublados y de lluvia también es necesario el uso de la protección solar, ya que el 90 % de los rayos alcanza nuestra piel.

La primera consecuencia de no usar protección solar en invierno es que la piel queda expuesta a la radiación solar, por lo que podemos sufrir distintos efectos negativos sobre ella. La aparición de los temidos radicales libres aumenta de forma exponencial, se favorece el desarrollo de cáncer en la piel de las zonas expuestas, pueden aparecer algunas manchas y también deshidratación y engrosamiento de la capa córnea. Es decir, tu piel se vuelve arrugada y áspera debido, entre otras cosas, a la pérdida de elastina.

Durante el invierno, muchas personas aprovechamos para hacernos tratamientos estéticos con el objetivo de eliminar las manchas de la piel y, en esos casos, es imprescindible el uso de un factor de fotoprotección adecuado para que no vuelvan a aparecer.

Por otra parte, con la llegada del invierno y la nieve nos preparamos para subir a las cimas de las montañas y practicar alguno de nuestros deportes favoritos, como esquí, alpinismo o snowboard, que también nos hacen vulnerables a los efectos del sol.

No son muchas las personas que saben que por cada 1000 metros que ascendemos el daño de la radiación solar aumenta un 15 %, y a esto debemos añadirle el efecto espejo de la nieve, que refleja el 80 % de los rayos UV. Es por ello por lo que es tan importante utilizar una protección solar adecuada a tu tipo de piel y a la climatología.

No hay que olvidar tampoco proteger los labios, puesto que su piel es mucho más fina, se deshidratan y pueden agrietarse provocando heridas muy dolorosas. Es recomendable repetir la aplicación del protector solar siempre que lo creas necesario. Evita humedecer tus labios con saliva, ya que se resecarán más fácilmente.

Las manos son la zona del cuerpo que más sufre durante el invierno al estar en contacto directo con las temperaturas extremas, por ello, además de protegerlas, también es necesario cuidarlas e hidratarlas adecuadamente.

Cuando estemos en la nieve, otra de las partes del cuerpo a proteger son los ojos. Para evitar daños en la retina, lo más adecuado es usar gafas de sol que protejan tanto de los rayos UVA como de los UVB.

Durante toda la actividad física es muy recomendable llevar el factor de protección contigo para poderlo aplicar varias veces en el transcurso del día. Esto ahora es posible gracias a la gran variedad de accesorios para poder realizar deportes en la montaña. El uso de casco o bragas alrededor del cuello y no utilizar manga corta, aunque la temperatura sea espléndida, son otras medidas para protegernos. Durante una jornada de esquí lo recomendable es aplicar la protección 15 minutos antes e ir renovándola más o menos cada dos horas.

Realizar una buena elección de tu protección solar en invierno es muy importante, porque no es lo mismo salir a hacer la compra que subir a una montaña nevada, por ello fíjate en el tipo de filtros y en la calidad de la crema solar que eliges. Hoy en día la cosmética ha avanzado mucho y sobre todo se han introducido la ecológica , vegana o natural con lo cuál significa que tenemos muchas más opciones para cuidarnos.


Ángela Urbina


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?